Trabajar tu piso pélvico para el parto es muy importante, ya que te permite tener un tejido fuerte, resistente, flexible, bien irrigado… es decir, un tejido de buena calidad que va a ser menos propenso a dañarse durante el embarazo y el parto.

leer más