Escrito por Daniela Leyton, Kinesiologa Centro MadreLuna 

El cuidado del Piso Pélvico en las diferentes etapas de la vida de la mujer es fundamental, sobre todo durante el Embarazo y Parto, ya que estos aumentan los riesgos de padecer disfunciones de la musculatura del piso pelvico, es por este motivo que los cuidados en el post parto serán de vital importancia, tanto para la prevención y tratamiento de posibles disfunciones.

Debemos recordar que el solo hecho de estar embarazada tu Piso Pélvico, se debilitará, perdiendo fuerza y capacidad de contracción, esto se asocia al crecimiento del bebe, lo que produce una carga constante sobre el Piso Pélvico, debilidad de la musculatura Abdominal y aumento de la Lordosis Lumbar.

En el Parto Vaginal, se puede producir una distención de los Músculos perineales, Desgarros y Episiotomía, durante la fase expulsiva del parto. Por otro lado, el Parto por Cesárea también produce daños en el Piso Pélvico, debido a que la incisión quirúrgica interfiere con la biomecánica y funcionamiento de los Músculos perineales. Por lo tanto, independiente del tipo de parto que hayas tenido tu Piso Pélvico se lesionará igual, generando Dolor – Ardor en cualquier zona de la Vulva y Vagina, Incontinencia urinaria, Incontinencia fecal, Escape de gases involuntarios, Disfunciones sexuales, Perdida de la sensibilidad vaginal, Denervación parcial por elongación excesiva de las fibras musculares, entre otros. Es por este motivo, que es un error pensar que después de una Cesárea no debemos preocuparnos de nuestro Piso Pélvico.

Debido a todo lo descrito anteriormente voy a compartir contigo una serie de recomendaciones para cuidar tu Piso Pélvico en el post parto.

  1. Activa tu Faja Abdominal: Desde el día 1 post parto debes comenzar a activar el Músculo Transverso del Abdomen. Este Músculo es clave para recuperar el control de tu Abdomen. Inhala por nariz, llenando el Abdomen con aire, luego exhala lentamente por boca, empujando tus Músculos Abdominales hacia adentro. Realiza 1 serie de 10 repeticiones, 3 veces al día. Este simple ejercicio ayudará a prevenir el Lumbago post parto y disminuirá la sobre carga en el Piso Pélvico.
  1. Activa tu Piso Pélvico: Se recomienda que comiences a activar tu Piso Pélvico desde el post parto inmediato. Realiza contracciones suaves y mantenidas por unos segundos, sin que llegue a provocar dolor, esto hará que se produzca un bombeo de sangre en el periné, lo cual favorecerá la cicatrización, la reabsorción del edema y la disminución del dolor, produciendo una recuperación perineal mas rápida. Realiza 3 series de 10 repeticiones varias veces al día.
  1. Higiene postural: Cuida tu postura en todo momento. Una mala postura genera aumento de cargas sobre el Piso Pélvico, el cual ya se encuentra débil por el Embarazo y Parto. Procura que tu espalda este recta, tu pelvis neutra y transverso del abdomen activo, sobre todo cuando te levantes y te acuestes en la cama, evitar realizar un “abdominal” cuando cambias de posición. No pases mucho tiempo de pie, pero tampoco mucho tiempo inmóvil. Te recomiendo realizar paseos cortos.
  1. No hagas fuerza: Evita cargar peso excesivo o realizar mucha fuerza, ya que esto puede afectar la cicatrización del Desgarro, Episiotomía o Cesárea. Al defecar evitar pujar, ya que esto también daña tu Piso Pélvico. Cuando levantes a tu bebe, estornudes o tosas, estarás sometiendo al tu Piso Pélvico a un esfuerzo, por lo que te recomiendo contraer tus músculos perineales de manera simultánea al esfuerzo.
  1. Evalúa tu Piso Pélvico: Independiente del tipo de parto que hayas tenido, debes evaluar tu Piso Pélvico 6 semanas posterior a un parto vaginal y 8 semanas posterior a una Cesárea. Sobre todo si presentas sintomatología en los genitales y dolor al iniciar la actividad sexual. Pero, si no presentas ningún tipo de molestias debes evaluar de igual forma tu piso pélvico para recuperarte de manera adecuada y completa. La evaluación de Piso Pélvico es realizada kinesiólogas especialistas las cuales son capaces de identificar cualquier disfunción que presentes.
  1. Evalúa tu Abdomen: Después del embarazo existe la posibilidad de que el músculo Recto del abdomen se separe, esto se conoce como Diatasis Abdominal. Al tener esta alteración, cualquier fuerza que realices aumentara la carga sobre el piso pélvico, debilitándolo aun más. Dependiendo del grado de Diatasis que tengas puedes realizar Hipopresivos, los cuales cierran la Diástasis, pero también fortalecen el Piso pélvico.
  1. Actividad física: No realices actividad física inmediatamente después del parto, para esto, debes esperar 6 a 8 semanas post parto. Una vez transcurrido este tiempo puedes comenzar a realizar actividad física supervisada con kinesiólogas especialistas. Los abdominales Crunch, planchas, saltos, trote y ejercicios de impacto están contraindicados, ya que favorecen la aparición de disfunciones, como por ejemplo la incontinencia urinaria.
  1. Faja abdominal post parto: Si tuviste parto vaginal no uses faja. Pero si tuviste parto por Cesárea, solo debes usarla entre 3 a máximo 7 días post parto. El uso prolongado de faja inactiva aún más tu abdomen y genera una presión constante en tu piso pélvico, esto sumado a todos los factores mencionados anteriormente, favorece más la aparición de disfunciones de piso pélvico.

Si durante tu post parto aparecen algunas de estas disfunciones, no dudes en consultar con un profesional especialista en piso pélvico lo antes posible. Ningún dolor o alteración es normal. La mayoría de los problemas de piso pélvico tienen solución.

La recuperación post parto no es solo volver a ocupar la ropa de antes, es mucho más…

0
    0
    Carrito